¡Cuidado con los Vampiros!

Somos más que vampiros. Somos el siguiente paso de la evolución Cainita. Dirigiremos a los demás si nos permiten hacerlo, o nos quedaremos solos si es necesario. Pero sobreviviremos

Clan Tremere ( Vampiros la Mascarada )

vampirosAcabo de leer un artículo y me ha parecido interesante para terminar la semana y avisaros a tod@s de que los VAMPIROS andan sueltos, ¡cuidado!
En estas fechas donde las relaciones personales, sobre todo las familiares se agudizan es bueno estar al tanto y no sucumbir ante las tácticas de algunos VAMPIROS.

Cuenta James Redfield en su libro La nueva visión espiritual, que todos los conflictos entre los seres humanos se deben exclusivamente a la lucha por el PODER. Esto parece ser lógico debido a nuestra condición animal en busca de la supervivencia, o simplemente observando el comportamiento de los leones, por ejemplo. Pero, el concepto nuevo que introduce Redfield es que esta búsqueda de poder tiene un fin: ABSORBER ENERGÍA.

El hombre anda siempre con una necesidad de búsqueda en pos de encontrar no sabe el que: la felicidad, el poder, la paz… Para este tema habría que hacer otro amplio debate.
Lo que es cierto es que generalmente, el ser humano se siente débil e inseguro, necesita fuerza y la busca en el resto de las personas. De esta manera, se desencadenan las luchas por el PODER, o las actitudes con que nos manejamos en nuestra vida diaria en relación con el entorno; escenificamos dramas de control, que son estrategias inconscientes para manipular a las personas con quienes interactuamos y de esta manera conseguir nuestro objetivo.
Redfield describe estos dramas, nos descubre los tipos de vampiros energéticos con los que nos podemos encontrar y también enseña a desbaratarlos para evitar que nos agoten o que –vampiros también nosotros– extenuemos a los demás.

Yo, simplemente me limitaré a listarlos, teniendo en cuenta que la pertenencia a una u otra categoría no tiene porque ser permanente. Quizás sepamos que especie vampiresca somos si nos paramos a pensar como reaccionamos cuando estamos ante situaciones en las que sentimos que necesitamos ayuda.

Creo que el autodefinirse es más difícil que el catalogar al resto, estoy segura que cuando leáis las definiciones os viene a la cabeza una o varias personas que conocéis.

Los vampiros energéticos se dividen en:

1) EL POBRE DE MÍ

Esta clase de vampiro es de los más comunes, usa la estrategia de la VÍCTIMA. En lugar de competir directamente por la energía, trata de obtenerla a través de la compasión. La persona VICTIMISTA intenta hacernos sentir culpables sin motivo,  se queja de que no le hacemos caso teniendo en cuenta lo mal que está. En el fondo les gusta estar en esa situación ya que se encuentran cómod@s atrayendo la atención de los demás sin mucho esfuerzo. Si hablas con ell@s el tema son sus desgracias y problemas. Para diferenciarlas de las personas que verdaderamente están pasando una mala racha existe una prueba clara, si les ofreces ayuda activa, no desde la compasión que solo acrecienta su posición, siempre la rechazarán de manera normalmente indirecta.
En realidad no quieren ayuda, solo compasión y absorber tu tiempo y ENERGÍA.
Cuidado con ellos ya que es el vampiro que más abunda.

2) EL DISTANTE 

El VAMPIRO distante se caracteriza por no dar respuestas directas. Es indiferente y elusivo, para obtener una respuesta satisfactoria tenemos que reformular nuestras preguntas varias veces. Con esto nos obliga a poner energía, a concentrarnos en él, a estar pendientes de sus reacciones, y así recibe la inyección de energía que buscaba.

3) EL INTERROGADOR

Esta actitud de control es más agresiva y se basa en la crítica. En presencia de un interrogador nos sentimos investigados y censurados. Los VAMPIROS de este tipo están convencidos de que los demás cometen muchos errores, suelen regirse por  la famosa ley del embudo y de que su papel –juez y héroe al mismo tiempo– es descubrir los errores ajenos y enmendarlos. El Interrogador nos puede hacer perder el equilibrio con mucha facilidad. Si aceptamos su visión negativa, le aportaremos un flujo de ENERGÍA.
Para hacer frente a esta clase de VAMPIROS verifiquemos si los juicios que recibimos de ellos están fundamentados o no en hechos y, asignémosles la importancia en base a ello.

4) EL INTIMIDADOR

Es el drama de control más agresivo. No solo nos hace sentir decaídos o incómodos, sino también inseguros y hasta en peligro. El Intimidador tiene arranques de rabia e intenta amedrentarnos con su fuerza. Su estrategia consiste en hacer que nos concentremos totalmente en él. Cuando miramos a través de su observador, tratando de descubrir sus intenciones para ponernos a salvo, recibe la inyección de energía que necesitaba.

5) EL SANTO

El Santo utiliza la táctica del chantaje emocional nos colma de favores y regalos, nos dice con palabras y con hechos que somos muy importantes para él. Suele parecer una persona altruista y bondadosa, en cambio está invirtiendo en un fondo de ahorro del cual, más temprano o más tarde, pretenderá sacar el capital y el interés. La diferencia entre el Santo y las personas buenas es que éstas se alegran cuando nos va bien sin su ayuda, en cambio el Santo se muerde de rabia. Él nos da para atarnos, y cualquier hecho que fortalezca nuestra independencia pondrá su dominación en peligro.

Y, una vez hecha esta lista de peligros que nos acechan, simplemente mantenerse en guardia y actuar ante dichos VAMPIROS de manera consecuente.

Ayudémosles a reconducir su postura pero siempre desde la no involucración y sin perder nuestra valiosa ENERGÍA.

 

You may also like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*